Cómo preparar bloqueadores de olores caseros para cazar

Una de las situaciones más difíciles que debe enfrentar cualquier cazador dedicado es la de encontrar una manera para pasar inadvertido el tiempo suficiente para dar un disparo aceptable. En climas cálidos, hay altas probabilidades de que comiences a sudar antes de que siquiera llegues al lugar indicado. Si el viento no está a tu favor, todo animal vivo en un radio de 450 metros te olerá y se dirigirá hacia otro lado. Los bloqueadores de olores pueden ayudar en una de dos maneras. Pueden eliminar tu aroma completamente o pueden camuflarla con tu olor a humano y hacerte oler como el bosque circundante. Si te mimetizas, el objetivo que buscas ni siquiera se percatará de tu presencia. La mejor opción para hacerlo es preparar un bloqueador de olores con materiales que encuentras naturalmente en el área de caza. No vayas a pisar el bosque oliendo a humano, destruyendo toda oportunidad. Sigue los pasos que están debajo para crear uno de dos tipos diferentes de bloqueadores de olores para aumentar tus posibilidades de tener una cacería exitosa.

Método uno: Huele como el bosque

  1. Recolecta aproximadamente 1  1/2 kg de material natural del área donde cazarás (pequeñas ramas, corteza, hojas, agujas de pino y nueces). El objetivo final es mimetizarse con el entorno.
  2. Coloca en una olla grande los materiales recogidos. Añade agua fría hasta que el material esté completamente sumergido.
  3. Calienta el agua a alta temperatura. Cuando comience a hervir, cubre la olla y baja la temperatura a media. Deja que los materiales hiervan a fuego lento por unos 25 minutos.
  4. Saca la olla del fuego. Vierte el líquido en un bol grande a través de un colador. Descarta los sólidos.
  5. Coloca un embudo en la botella atomizadora. Pasa el líquido del bol a la botella a través del embudo.
  6. Para utilizarlo, aplica el líquido en tu ropa antes de salir a cazar y permite que la ropa se seque al aire.

Método dos: huele a nada

  1. Vierte en un bol grande dos botellas de medio litro de peróxido de hidrógeno.
  2. Añade 1 litro de agua destilada y revuelve lentamente con una cuchara de madera.
  3. Añade 1/3 de taza de bicarbonato de sodio, una cucharada por vez, revolviendo bien luego de cada adición.
  4. Cubre el bol con la película adherente sin tapar por completo y colócalo en un lugar fresco y oscuro por tres días. No lo tapes fuertemente ya que el peróxido de hidrógeno se degradará con el tiempo y liberará gas. Sin manera de escapar del bol, se puede acumular presión y causar una problemática explosión.
  5. Añade y revuelve 300 cm3 de detergente sin perfume. Tápalo sin apretar y colócalo en un lugar fresco y oscuro por dos días.
  6. Pasa el contenido a un recipiente oscuro con una tapa hermética, o improvisa con una botella vieja de 2 litros y un marcador indeleble negro. La luz causa que el peróxido de hidrógeno se degrade, así que haz todo lo posible para bloquear la luz o la calidad del producto terminado se deteriorará con el tiempo.
  7. Para usarlo, pasa una pequeña cantidad de la solución a una botella atomizadora plástica. Aplícala abundantemente en tus ropas y sobre ti antes de cazar, prestando especial atención a partes de tu cuerpo particularmente “aromáticas”. Deja que tu ropa se seque al aire.

Conoces otro método? Compartilo en los comentarios con nosotros!

Fuente: ehowenespanol

Dejanos tu comentario