Cómo calibrar el visor cuando hay viento, método de Bench Rest

El viento tiene un papel determinante en el tiro en general, pero es en las largas
distancias (Bench Rest), o en nuestro caso particular, tirando con aire comprimido, donde deberemos prestarle una atención muy especial. El viento hay que notarlo, sentirlo, verlo, y comprobaremos que, a pesar de ser caprichoso, muestra ciertos patrones que harán predecible la forma en la que afectan al proyectil.

PRIMER PASO. Comprobación de centrado. Haremos uno o varios disparos al centro de la diana. Lo que nos interesa sobre todo es que los disparos estén bien centrados en altura. La deriva la dejaremos para después ya que puede estar afectándonos el viento.

SEGUNDO PASO. Corregimos los clicks necesarios para que los tiros estén centrados en altura.

En los dos pasos anteriores nos fijaremos, en la medida de lo posible, de qué lado sopla el viento.

TERCER PASO. Ayudándonos de los primeros tiros de centrado intentamos calcular cuánto desvío lateral (deriva) tenemos. Si la intensidad de viento no es constante, sino que hay golpes de viento, intentamos disparar siempre en un momento con fuerzas de viento similares. Así buscamos el momento en que el viento sople casi de la misma forma y el desvío sea casi igual. Nos ayudamos de la retícula para calcular el desvío.

– Variante 3-1 (viento cero). Ajustamos con clicks hasta conseguir centrar tanto en deriva como en altura. Esto resulta ideal a 25 metros, pero a 50 metros es difícil apreciarlo y es fácil que con una ligera brisa el impacto se vaya de 1 a 2 centímetros en deriva.

PRODUCTOS EN VENTA

– Variante 3-2 (viento moderado). Observando la dirección y la intensidad tratamos de tomar una referencia y un modelo de viento. Si el viento viene de derecha a izquierda los disparos tendrían que ir a la izquierda si apuntamos al centro. En caso contrario, rectificamos clicks hasta colocar los tiros a la izquierda del centro.

CUARTO PASO. Hacemos un tiro de prueba una vez hemos comprobado que tenemos la carabina centrada en altura y sabiendo lo que el viento nos está desviando los balines. Intentamos hacer algún disparo eligiendo el momento que hemos tomado por referencia e intentando impactar en el centro.

– Variante 4-1 (viento nulo o casi inapreciable). Deberíamos haber centrado correctamente la carabina y disparamos al centro.

– Variante 4-2 (viento moderado). Sabiendo lo que el viento desvía nuestros disparos, corregimos con la retícula e intentamos impactar en el centro.

QUINTO PASO. Si hemos logrado acertar imitamos el paso 4, pero esta vez disparando en los blancos de puntuación. Tenemos que observar permanentemente las condiciones del viento e intentar disparar siempre en el momento que elegimos como referencia.

SEXTO PASO. Si las condiciones de viento cambian volvemos sobre nuestros pasos anteriores. Hacemos uno o varios disparos al centro de la diana de centrado y observamos la nueva desviación. Hay que comprobar muy bien las condiciones de viento para intentar reproducir el disparo cuando las condiciones sean lo más parecidas posible.

SÉPTIMO PASO. Una vez cogidas las nuevas referencias, seguimos disparando a los blancos de puntuación.

Ejemplo a 50 metros

Primeros disparos, con viento lateral. Observamos intensidad y dirección. Ajustamos altura en clicks.

Observamos que las rachas de viento varían entre dos intensidades, una con rachas fuertes que hacen volar el hilo de la veleta casi en ángulo de 90º. Después de un rato el viento baja y hay intervalos con vientos flojos, donde el hilo de la veleta se pone a unos 45º. Aprovechamos el momento y hacemos algún disparo en el tramo donde el viento es más flojo.

Ahora tenemos una idea aproximada de la desviación de nuestros disparos según el viento reinante. Cuando el viento es fuerte y el hilo está sobre los 90º el tiro se desvía entre 4’5 y 5 mildot a la izquierda. Cuando el viento afloja y el hilo de la veleta está en torno a los 45º tendremos que rectificar unos 2 mildot. Teniendo las referencias, observamos y utilizamos la diana de centrado para hacer algunos disparos precisos, intentando alcanzar el centro. Rectificando según observamos el viento.

Ya solamente falta disparar sobre los blancos de puntuación. Hay que estar muy atentos a los tramos de viento, a encontrar un patrón y a seguirlo sabiendo dónde se irán los tiros con ese viento.

Aclaración: La retícula de las imágenes es orientativa y los dibujos de las veletas y los ajustes sólo son de ejemplo. Cada cual que elija el visor y los aumentos de éste donde se sienta más a gusto disparando y será lo que le marque las referencias en la retícula.

Intenten practicar y sobre todo experimentar y encontrar su propio método y la manera de conseguir mejores resultados. Hay muchas maneras de tirar y muchas variables que hay que tener en cuenta; he intentado aportar un poco con un método personal, para los que empiezan o ven difícil esto del Bench Rest. Hay más métodos y seguro que muchos de ustedes los utilizan de manera muy eficiente.

Hasta la próxima nota!

Fuente: AZCFT

Dejanos tu comentario